Entradas

EL POETA DE LA PERCEPTIVIDAD

Imagen
Además de las escuelas y las fundaciones, el legado de Krishnamurti al mundo, y el principal depósito de la doctrina, está en los libros publicados con su nombre. De hecho, escribió relativamente poco, siendo la mayoría de los libros transcripciones de sus charlas y discusiones, pero de joven escribió algo de poesía, y de cuando en cuando a todo lo largo de su vida registró en cuadernos sus experiencias, observaciones y encuentros con la gente. Estos escritos se caracterizan por una totalidad de la perceptividad y una economía y acierto al expresarla en palabras que merecen que se las considere literatura, y a Krishnamurti un poeta en prosa de gran categoría. Son escritos íntimos y privados, que no están dirigidos al público, y que no buscan obtener un efecto.
Nos proporcionan una idea única de la mente y de la vida cotidiana de Krishnamurti, así como indicios de lo que realmente significan ciertos términos que utilizaba habitualmente, como «perceptividad no buscada», «sensibilidad …

«EL FLORECIMIENTO»

Imagen
Los años cincuenta y sesenta constituyeron una etapa de consolidación de: la doctrina de Krishnamurti en los libros publicados; su reputación con un público diverso en todo el mundo por medio de los libros; y el núcleo de asociados que le ayudaron a organizar la planificación de las charlas y ampliar la red de escuelas. Su trabajo de «viajar por el mundo intentando señalar la verdad» lo condujo a Nueva York, Londres, París, Roma, Amsterdam, Bruselas, Atenas, Colombo, Sid-ney y muchos otros lugares, así como a sus casas en la India y en California. Entre sus amigos íntimos en Europa se hallaban los Scavarelli. Vanda y Luigi, una pareja aristócrata florentina y aficionada a las artes.
Por mediación suya empezó a celebrar en 1961 reuniones anuales en Saanen, cerca de Gstaad, Suiza, que continuaron hasta el año anterior a su muerte. La campiña suiza se convirtió, como las de la India y Ojai, en un lugar muy especialmente querido por él, inspirando algunos de sus más bellos escritos desc…

EXPLORANDO LA TIERRA SIN SENDEROS

Imagen
Liberarse de las obligaciones de su posición corno cabeza de la OSE y de su imagen pública como Mesías, sin duda le proporcionó a Krishnamurti una mayor satisfacción personal y descanso, pero exteriormente su vida no cambió demasiado. Las propiedades de la Orden fueron devueltas a sus donantes, pero Krishnamurti continuó dirigiéndose regularmente a asambleas de gente en Ommen, Ojai y la India, aunque ahora estas reuniones estaban abiertas al público en general. También se le invitaba a hablar en otros muchos países ante amplias asambleas de diferentes tipos de gentes. Aceptaba invariablemente, animado por su deseo de transmitir su experiencia de la alegría de la vida totalmente liberada y de animar a otros a descubrirla en sí y por sí mismos.
Por lo que respecta a la relación que mantenía con su auditorio, Krishnamurti desarrolló gradualmente un estilo y un enfoque únicos. Eso era consecuente con su negativa a ser una autoridad y con su propósito de buscar a aquellos pocos que realment…

EL ADVENIMIENTO FRUSTRADO

Imagen
Como cabeza de la Orden de la Estrella del Este (OSE), Krishnamurti se convirtió en los años veinte en un hombre con heredad. En 1921, el barón Philip van Pallandt le ofreció como regalo personal su castillo Eerde en Ommen, Holanda, junto con una hacienda de 2.025 hectáreas de tierra. Krishnamurti lo aceptó en nombre de la Orden, que lo utilizó para sus oficinas principales. Después, en 1923, una benefactora norteamericana compró para ellos la casa de campo de Ojai, junto con cinco hectáreas de tierra. En 1925, durante una visita a su lugar de nacimiento, Madanapalle, en el sur de la India, Krishnamurti concibió la idea de establecer allí una universidad, y el año siguiente pudo comprar ciento veintiuna hectáreas de tierra en un hermoso campo cerca de la ciudad, donde se fundó una escuela.
Con éstas y otras propiedades, con viajes pagados en primera clase por todo el mundo, y ricos protectores en todos los lugares en los que aparecía, por no hablar de una renta privada de quinientas…